01-9992854788

Blog

Nuestro Blog

Cosas que debes considerar antes de tu retiro

En nuestro país, la edad promedio para el retiro oscila en torno a los 65 años. Después de toda una vida trabajando, es justo que pases tus años de libertad en la casa perfecta. Por eso, te dejo algunos consejos que debes considerar cuando empieces a planear tu retiro (que técnicamente, deberías empezarlo a hacer desde que inicias tu vida laboral).

El retiro es el momento para descansar

Dinero, dinero, dinero

En la mayoría de instituciones bancarias, la edad límite para obtener un crédito hipotecario es de 64 años con once meses. Ahorrar para el retiro es de suma importancia, pero lo es también ahorrar para que finalmente compres la casa de tus sueños en donde pasarás tu vejez sin tener que estarte “apretando el cinturón” cada mes para pagar renta o hipoteca, y si acaso tuvieras que recurrir a una, procura que el préstamo sea de la menor cantidad posible para que vivas un retiro libre de estrés.

Comodidad

Cuidar tu salud y tu cuerpo es fundamental para que llegues al retiro lo más saludable posible y realmente disfrutes esa tan ansiada etapa.

De cualquier manera, a la hora de comprar la casa en donde pasarás tu vejez, debes considerar ciertos aspectos importantes con relación a la comodidad que ayudarán a que pases estos años de la manera más cómoda posible. 

La casa que elijas para esta etapa de tu vida debe ser segura y libre de riesgos para adultos mayores, ya que eventualmente serás uno de ellos; escaleras muy inclinadas, desniveles o pisos resbalosos incrementarán el riesgo de accidentes, por lo que considera absolutamente todos estos aspectos antes de elegir.

Elegir una casa que te brinde la comodidad necesaria para pasar la vejez

Seguridad

Probablemente tú como yo, quieres disfrutar de un retiro en una ciudad segura, donde el índice de delincuencia no sea un factor que afecte tu descanso y que te quite el sueño. Si tienes la libertad de elegir cambiarte de ciudad, busca una en donde el índice de paz sea alto porque ¿quién quiere salir con miedo a la calle? Busca en Google por las ciudades mas seguras para vivir y seguramente tendrás buenas sugerencias que te ayudarán a tomar una decisión.

Calidad de vida

Ya viviste suficiente estrés durante tu vida laboral ¿o no? Salir a la calle, tal vez tomar el transporte público o manejar todos lo días hasta el trabajo es una rutina de la que definitivamente querrás deshacerte. 

El retiro es para vivirse en paz y es por eso que debes analizar cuidadosamente en qué ciudad planeas invertir para comprar la casa en la que pasarás tu vejez. Esto va íntimamente relacionado con el punto anterior: la seguridad, la paz con la que puedas vivir; además de eso, debes fijarte en la calidad y cantidad de los servicios con los que cuentas, así como el costo general de vida.

Mérida, Yucatán es un gran ejemplo de una ciudad segura y con excelente calidad de vida.

Como ves, elegir la casa donde vivirás tu retiro es algo que definitivamente debes considerar con anticipación y requiere un buen análisis. Para hacer una inversión inmobiliaria inteligente, no olvides que debes consultar a un asesor experto en la materia.


La casa ideal para ti, según la etapa de tu vida.

Las casas tienen personalidades, tal como nosotros. Cuando nos encontramos en el proceso de búsqueda y selección, podemos ver muchas opciones muy buenas y con excelentes precios, pero siempre hay una y solo una con la que hacemos “clic”.

Antes de llegar a este paso, es importante definir en qué etapa de nuestra vida nos encontramos para poder saber qué es toque buscamos. Para saber a dónde ir, es necesario primero saber en dónde estamos.

No vas a comprar la misma casa como tu primera inversión que cuando ya seas un adulto retirado. Por eso vamos a definir qué aspectos debes definir a la hora de buscar casa, según la etapa de la vida en la que te encuentres.

Primera casa 

Tu primera casa debe ser cómoda y funcional

En general, la casa que compramos es en torno a los treinta años, ya que, es ahí donde planeamos iniciar una familia y estará llena de proyectos e ilusiones. En cuanto al presupuesto, debes ser conservador, pues en este momento de tu vida eres laboralmente prescindible y debes adquirir solamente los compromisos con los que estás plenamente seguro de cumplir al pie de la letra.  No querrás que la casa que adquiriste con tanta ilusión se convierta en un corto plazo en un dolor de cabeza, financieramente hablando.

Analiza tu situación actual, ¿tienes una pareja estable? ¿Tienes o planeas formar una familia brevemente? Busca una casa que se ajuste a tus necesidades inmediatas y en un corto o mediano plazo; cuando la encuentres, visítala cuantas veces sea necesario para estar completamente convencido de que estás haciendo la elección correcta

Familia en crecimiento

Cuando la familia crece, entonces los espacios también deben crecer

Para este momento, probablemente entre los 35 y 40 años, tienes mayor estabilidad laboral, un mejor salario, una familia más grande y hasta dos o tres perros. Si tienen que hacer fila para bañarse, o si no puede entrar uno a la cocina hasta que salga el otro, o si se tropiezan con todo porque ya no tienen espacio para poner todas sus cosas básicas, tal vez sea momento de cambio de casa.

Una recámara extra, puede ser suficiente. Un patio más grande y al menos otro baño completo son necesarios. Nuevamente, analiza tu presupuesto, tu “haber y deber” y toma entonces la decisión. Considera la edad de tus hijos, en el caso de haberlos: ¿Se irán pronto a la universidad? 

El retiro, invertir para la vejez

 

Elige cuidadosamente la casa en donde pasarás tu vejez.

El ansiado momento ha llegado, trabajaste ya al menos durante treinta años de tu vida y es momento de elegir la casa en la que pasarás tu vejez.

Piensa a futuro, hoy probablemente gozas de una excelente salud, y espero que así te mantengas. Pero como “todo por servir se acaba y acaba por no servir”, debes pensar en limitaciones que el envejecimiento podría traerte; una casa mediana en planta baja o con elevador es una excelente opción, por no decir que sería lo ideal. A estas alturas ya no necesitas tanto espacio, considera solo una extra para cuando tus hijos y nietos vayan a visitarte.

Para esta adquisición será necesario que tengas ahorros suficientes para adquirirla sin necesidad de financiamiento, pues los bancos no otorgan créditos hipotecarios cuando llegas a los 65 años.

Y ahora sí, ¡a descansar y disfrutar de tu tiempo libre!

¿Habías pensado en esto? Si no, ahora ya tienes una idea de cómo buscar la casa que se ajuste a las necesidades de la etapa de vida en la que te encuentres.

Recuerda siempre asesorarte con un profesional inmobiliario para que evites complicaciones, pero ¡ojo! Asegúrate que el profesional, sea realmente profesional porque si no lo haces, puede que al final “te salga más caro el caldo que las albóndigas”.


¿Estás pensando en hacer crecer tu patrimonio? Descubre aquí cuales son los beneficios de invertir en Bienes Raíces.

Realizar una inversión no es una decisión que deba tomarse a la ligera, ya que implica disponer de una cantidad de dinero considerable en algún bien con la espera de que genere ganancias. Antes de invertir, debes considerar que algunas inversiones son riesgosas y otras no tanto. Si prefieres ir a la segura, invertir en bienes raíces puede ser la apuesta acertada. Aquí te decimos por qué.

¿Por qué invertir en bienes raíces?

  1. * Generas plusvalía inmobiliaria
  2. * Formas un patrimonio
  3. * Recuperas la inversión
  4. * Consigues estabilidad financiera

Generas plusvalía inmobiliaria

La plusvalía inmobiliaria se puede definir como el incremento de valor que genera una casa o un departamento con el paso de tiempo. Lo que quiere decir que el precio que pagaste por el inmueble cuando lo compraste será inferior al precio que tendrá cuando lo vendas. Esa diferencia será tu ganancia.

Aunque la propiedad por sí misma genera plusvalía, existen otros elementos que también influyen en el aumento del valor como, por ejemplo, ubicarse en un vecindario seguro, estar cerca de centros comerciales, hospitales o escuelas; tener acceso al transporte público, darle mantenimiento constante, entre otros.

Formas un patrimonio

Una vez que terminas de liquidar la propiedad, ya sea al contado o a través de un crédito hipotecario, esta te pertenece por completo y tendrás total libertad para decidir sobre ella. Las propiedades son bienes que pueden heredarse, por lo tanto, invertir en bienes raíces es invertir en el patrimonio de tu familia.

Recuperas la inversión

Si utilizas un crédito hipotecario para comprar una casa o un departamento, tienes la opción de rentar este mismo y cubrir las mensualidades de la hipoteca con el monto de la renta. De esta manera, el inmueble se pagará con los ingresos que está generando y, en un plazo de 20 o 30 años, obtendrás el arriendo para ti o para volver a invertir en más propiedades que te permitan aumentar tus ingresos.

Consigues estabilidad financiera

Tener una propiedad activa ayuda a tu estabilidad económica. Las rentas mensuales de tu inmueble generarán ingresos fijos a tus finanzas, por lo que el negocio de arrendamiento puede ser una buena opción para tu plan de retiro o jubilación. Al rentar una propiedad, solo debes ocuparte de mantenerla en buen estado y lograr que todas las cláusulas del contrato de arrendamiento se cumplan.

También considera vender el inmueble una vez que la plusvalía te proporcione las ganancias suficientes para recuperar más allá de la inversión inicial.